Alex de Rijke: “La madera será el hormigón del siglo XXI”

“La madera será el hormigón del siglo XXI”, este es el titular de la entrevista que La Vanguardia hizo a Alex de Rijke el pasado 10 de enero. Decano del Royal College of Art de Londres, y director fundador de dRMM Architects, Rijke repasa en esta entrevista sus consideraciones acerca de la madera y por qué ama a los árboles. Sin más, os transcribimos la entrevista íntegra en este post.

alex-rijke

Haz clic en la imagen para ampliar

-¿Cuál es su objeto fetiche?
-La Ducati.

-¿Una moto?
-Combina diseño, ingeniería y escultura con gran belleza y sentido de la emoción.

-…
-¿Esperaba otra respuesta?

-¿Del superdefensor de la madera?… Sí.
-De acuerdo, todos tenemos contradicciones, pero eso no quita que me apasionen los árboles, me parecen lo más bello del planeta, el elemento más icónico. Los árboles son tan inteligentes…

-¿…?
-Desde el punto de visto de la estructura y de la composición, porque se adaptan, cambian, responden al entorno. Incluso cuando han terminado su vida siguen siendo útiles. Cualquiera que sea la pregunta el árbol tiene la respuesta.

-¿El árbol tiene respuestas?
-La tiene frente al cambio climático, por ejemplo, y la estructura del árbol está llena de lecciones para la arquitectura.

-Cuénteme.
-Producen oxígeno, se comen el dióxido de carbono, son un hábitat, un material y nos dan sombra, refugio, evitan la erosión, y son bellos. Creo que no hay persona en el mundo a quién no le gusten los árboles.

-¿Cuándo y por qué decidió que el material de su arquitectura fuera la madera?
-Es lo natural, quizá la pregunta sería cuándo y por qué nos lanzamos a cubrir la Tierra de hormigón. Nadie me puede decir que el acero es sexy, sin embargo a la mayoría nos gusta acariciar la madera.

-Es un motivo poderoso, pero…
-Una tonelada de acero equivale a dos toneladas de carbono, y una tonelada de madera a -1,6 toneladas de carbono. Cuanta más madera utilicemos más vamos a reducir el cambio climático. Debemos plantar más árboles de los que talamos, pero eso es fácil.

-Ya están construyendo en Reino Unido edificios de 40 plantas en madera.
-El mundo de la arquitectura está obsesionado con la altura. ¿Una buena ciudad es la que tiene muchos edificios altos?

-¿Usted qué cree?
-La densidad es más importante que la altura. En un edificio de apartamentos de 8 pisos de altura la densidad puede ser mayor que la de un rascacielos que necesita mucho más espacio alrededor, es menos eficiente.

-Entonces, ¿qué les pasa a sus colegas?
-Quizá es un tema freudiano.

-¿Y cómo se libró usted de ese tema?
-Haciendo mucho deporte. La cuestión es que hacer rascacielos no me parece la manera de construir ciudades amables y bellas.

-¿Cuál es su filosofía?
-La madera será el hormigón del siglo XXI. Nos hemos vuelto conceptualmente perezosos: construimos en hormigón sin cuestionarnos más posibilidades. Después del agua el hormigón es el elemento más común, hay un metro cúbico de hormigón por persona en el planeta.

-Cada época tiene su material.
-Sí, en el siglo XVIII fue el ladrillo, en el XIX el acero, el XX el hormigón y el XXI debemos rehabilitarnos a través de la madera.

-¿Eso implica otra manera de vivir?
-Mucho más agradable, pero como arquitecto no sólo tienes que convencer al propietario, también al ayuntamiento, los urbanistas oficiales, los contratistas y los bancos que no quieren prestar su dinero para construir un edificio de madera, no les parece fiable.

-¿El ladrillo sí les parece fiable?
-Eso creen. Los más fáciles de convencer son los bomberos, todos los demás son irracionales.

-Esgrima sus argumentos.
-Su dureza y capacidad de aislamiento y durabilidad son magníficas, sus cualidades frente al fuego son infinitamente mejores que las del acero. Y no tiene ningún desperdicio, el serrín y los restos de madera se utilizan para el aislamiento, lo que es mucho más saludable que el aislamiento convencional a base de químicos. Estamos hablando de madera tecnológica.

-¿Y es baratita?
-En grandes edificios el coste es el mismo del hormigón porque la construcción es mucho más rápida, el material es más ligero y no se necesita recubrir con otros materiales. La madera es competitiva y atractiva, y eso sin tener en cuenta el coste ambiental.

-Ha construido un colegio de madera.
-Hemos construido bastantes escuelas pero la más famosa fue la primera, en Londres, de madera contralaminada, un proyecto que influyó a muchos arquitectos que lo han adoptado, lo cual me llena de orgullo.

-¿Están contentos los niños?
-Ahora le voy a sorprender: Los austriacos se pusieron a investigación y demostraron que en un entorno de madera se rinde más, se aprende más, el corazón está más relajado y la acústica es mucho mejor.

-¿Qué más deberíamos saber los ciudadanos?
-Deberían pensar que está en sus manos cambiar el mundo, simplemente pidiendo que haya más madera en sus vidas, y por favor, no compren muebles de plástico y pidan que en las ciudades se planten más árboles.

Además de su labor formativa, Alex de Rijke, ha participado en exposiciones como la del Centre Disseny Hub Barcelona, donde se ha podido observar diferentes objetos relacionados con el sector de la madera y del hábitat.